Recintos

Tlaqná’, Centro Cultural

on

Tlaqná’ (vocablo totonaco que significa «Músico»

Reconociendo que los músicos de la OSX colaboraron en el proyecto, en la asignación y características de las áreas, así como en la designación del profesional a cargo del proyecto acústico, eligiendo a uno de los acustólogos más reconocidos a nivel mundial: Larry Kirkegaard.

Considerando que es una sala diseñada acústicamente, los eventos y actividades que se presenten dentro de ella deben tomar en cuenta como característica especial la apreciación del sonido sin ningún equipo de amplificación. Es por ello que la música sinfónica, de cámara y presentaciones acústicas, entre otras actividades de este tipo, son los eventos ideales para esta sala.

La idea de Kirkegaard era que el diseño de la sala permita una comunicación perfecta entre el público y los artistas. Desde cualquier punto de la sala la audiencia puede ver a los músicos y éstos al público.

Lo mismo pasa con el sonido: el aislamiento de la caja musical tiene que ser total, entre cada sección del edificio hay separaciones, propias de esta propuesta estructural para zonas sísmicas, cumpliendo a la vez una exigencia acústica: aislar y evitar el ruido y las vibraciones del exterior.

Las superficies con acabado de madera van sujetas al concreto, pegadas firmemente; de esta forma, el sonido se refleja sin absorberse o resonar.

El canopy (techo) o difusor acústico consta de cuatro estructuras móviles en la parte alta del escenario, soportando láminas de vidrio para dirigir el sonido de acuerdo al tipo de concierto; por medio de un sistema computarizado los banners, o cortinas laterales, suben o bajan según las necesidades musicales.

El recinto fue sumamente cuidado en lo arquitectónico, también es una obra de alcances artísticos, como lo demuestra el interior de la caja acústica (donde se realizan los conciertos) que aloja una monumental obra de arte, autoría del artista mexicano-japonés Hiroyuki Okumura.

La obra lleva como título Bosque de niebla, es un gigantesco muro escultórico, formado por dos mil 272 placas individuales y que rememora a la ciudad de Xalapa, su neblina y su gente.

Fue construido a base de paneles prefabricados de concreto y forma parte de la masa del muro. El mural que envuelve al recinto está diseñado bajo criterios acústicos muy precisos con el fin de reflejar el sonido de la mejor forma. El dibujo, los materiales, la superficie, la profundidad del relieve, la redondez de los ángulos, todo está en función de un buen desempeño acústico.

Durante nueve meses Okumura trabajó de manera intensiva, dedicando entre 16 y 18 horas diarias a la obra. “Era como si estuviera corriendo un maratón”

Solicita más información sobre este espacio llamando al (228) 817 13 43

¿Quieres conocer mas recintos culturales o atractivos turísticos? Contáctanos a Xaltrek o al 2281268030

Fuentes:

UV

About vidaenxalapa

Recommended for you

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of